¿En qué consiste un proceso de Coaching?

Con tanto exceso de información a veces se hace difícil saber en qué consiste un proceso de coaching. Pero la respuesta es sencilla.

Un proceso de coaching es una relación entre un coach y su cliente (coachee) construida sobre la confianza y el compromiso de confidencialidad. En esta relación, el cliente, lleva a la conversación temas que le inquietan, bloquean o generan duda y los comparte con el coach, quien los confrontará para que el cliente encuentre por sí mismo las respuestas a aquello sobre lo que están conversando.
Un proceso de coaching consiste en la toma de conciencia por parte del cliente para reflexionar sobre sí mismo en relación con sus objetivos. Reflexionar sobre sí mismo de un modo individual pero también, integrado en el contexto de empresa para no perder la visión de conjunto.
El coach cuenta con formación especializada para desafiar y retar a sus coachees para que se superen a sí mismos, y esto lo hace sin darles la solución, ni aconsejándoles. El coach trabaja para ellos desde la pregunta; en su forma de preguntar les estará removiendo para la reflexión y acción.

El coach es para el cliente como el casco-linterna al espeleólogo. El cliente (espeleólogo) decide en qué ámbito de su vida quiere poner el foco (en qué gruta quiere entrar); decide el objetivo que quiere alcanzar (la profundidad a la que desea llegar); el coach es el acompañante leal que pone luz a todas las opciones posibles para que el cliente –único protagonista- decida la que mejor le encaja.

Es por ello que un proceso de coaching se centra en proyectar constantemente al cliente hacia el futuro, hacia su objetivo, a la consecución de su reto. La exploración del pasado forma parte de la actuación de otros profesionales (psicólogos o terapeutas), nunca del ejercicio profesional del Coach.

La duración de un proceso de coaching puede variar de 6-10 sesiones (uno 4-5 meses) a tantas sesiones como se pacten o vayan siendo necesarias (mientras haya crecimiento y desarrollo).

Los coaches evitamos la dependencia que pueda surgir por parte de nuestros clientes, pero estamos comprometidos con su crecimiento y desarrollo de todo su potencial.

¿Para quién el coaching ejecutivo y empresarial?

El coaching ejecutivo es útil para cualquier organización que desee conseguir un éxito sostenible y un buen clima laboral.

• Directivos , ejecutivos, empresarios
• Líderes a todos niveles
• Jefes de departamentos
• Personal de venta: Mejora la calidad y servicio al cliente.
• Colaboradores (empleados)

Cada uno de estos será un candidato ideal para recibir Coaching empresarial, pero siempre es necesario que la persona desee recibirlo. Para que esto sea posible, la dirección de la empresa o persona que realiza la difusión tiene que comunicar previamente a los receptores del proceso de coaching que recibir Coaching es un acto positivo y apoyado por la misma organización.

Un ejecutivo que inicia un proceso de coaching tiene la confianza en sí mismo necesaria para darse la oportunidad de seguir aprendiendo de sí mismo y también, de los demás. Esta apertura emocional es muy valiosa para potenciar los resultados positivos a lo largo de este proceso.

Share Button