La empatía

La palabra empatía  viene del inglés empathy,  término que fue acuñado por el psicólogo británico E. B. Titchener para traducir el vocablo alemán Einfühlung: que significa algo así como sentir desde dentro.

La palabra empatía proviene también del griego antiguo empátheia «pasión», de (en, «en») y páthos, «sentimiento»

Es un término que empezó a utilizarse en psicología con el significado de “Identificación emocional e intelectual con los sentimientos, pensamientos, o actitudes de otros”. Por tanto, la empatía sería la comprensión intuitiva del otros. Este término muchas veces se confunde con el de simpatía (del inglés simpathy, que significa sentir con).

Aunque la empatía se define de muy distintas formas a nosotros nos gusta definir la empatía como la capacidad que nos permite captar y comprender los sentimientos, emociones e ideas de otros, sin juzgarlos.

Este concepto en un entorno VUCA toma un cariz aún más importante.

Habrás podido escuchar que empatizar es ser capaz de ponerse “en los zapatos del otro”, pero eso no lo vemos así, las frases “sé cómo te sientes” o “sé cómo te estas sintiendo” pueden hablar más de presuponer que de indagar, ya que, para sentirte como yo, tendrías que ser yo. Piensa en dos personas que viven en la misma casa, tiene los mismos padres, viven en el mismo sitio y que  sienten de manera diferente la misma situación.

Quiero abordar tres conceptos, simpatía, antipatía y empatía.

La simpatía nos permite conectar con los sentimientos, emociones e ideas de los otros sólo en la en la medida en que están alineadas con los nuestros.

La antipatía, nos va a separar de la persona y su manera de sentir, y al contrario de la simpatía, lo que le ocurre al otro nos es ajeno, he incluso no nos disgusta su fracaso o dificultad.

La empatía nos permite conectar con la idea del otro, escuchándola y aceptándola incluso cuando no estamos de acuerdo con ella. Y exige mucho interés por entender al otro y a sus circunstancias.

En un entorno ambiguo e impredecible como el actual, la simpatía nos puede impedir avanzar. Y esto podría ser provocado por el efecto de “protección” que se aplica sobre las personas que nos son simpáticas y donde estamos en riesgo de “comprarles la moto” cuando nos comunican un contratiempo o un impedimento.

Lo mismo pasa con la antipatía, cuando cualquier propuesta o aportación puede ser boicoteada por el hecho de venir por parte de tal o cual persona, dando a la situación aún más desconocimiento, haciéndola más volátil, más cambiante y más ambigua.

Por tanto, la metodología InVUCA exige grandes dosis de empatía  lo que conlleva la aceptación del otro tal como es, con ausencia de juicios de valor por nuestra parte, aunque no estemos de acuerdo con su opinión. Ya que consideramos las opiniones de los otros tan valiosas como las nuestras.

Consideramos la empatía una de las habilidades más valiosas en los humanos ya que la comunicación resulta infructuosa si no somos capaces de conectarnos empáticamente con el otro.

Cuando nos comunicamos con empatía estamos siendo capaces de escuchar con la mente en blanco, con ausencia de juicios, de este modo podemos entrar en el marco de referencia de nuestro interlocutor. Solamente cuando estamos convencidos de que su percepción del mundo sus, opiniones y sus juicios son tan legítimos como los nuestros, aunque no estemos de acuerdo con ellos, puede producirse un acto comunicativo de gran valor.

Cuando escuchamos con empatía escuchamos “lo que está pasando”, escuchamos desde la corporalidad y las emociones lo que nos permite entender sus necesidades y facilita, de manera involuntaria e inconsciente, una adaptación de nuestros gestos, postura  y tono de voz a los de nuestro interlocutor, provocando que él se sienta comprendido, escuchado y no juzgado.

La empatía  es imprescindible para que ambas partes sientan la sensación de poder hablar libremente y de que existe una conexión.  A esta sensación muchas veces la llamamos “feeling”

Sólo cuando estamos en comunicación empática somos capaces de abrirnos a aprender algo nuevo, a ver la situación de una manera diferente a como nos veíamos y a darnos cuenta de nuestros puntos ciegos.

¿Quieres conocer más habilidades? Haz clic aquí

Share Button